·

Tres Monos

Ante la infamia o la injusticia, no miro a otro lado, no me tapo los oídos y no me callo.

Me mantengo atento, observo. Aprendo mientras escucho, incluso a veces, me río a carcajadas, eso sí, en silencio. Y entonces, cuando toca, cuando no aguanto más, hablo, argumento, protesto y grito si hace falta.

LOS TRES MONOS SABIOS. VER, OIR, CALLAR.